Estatuilla de cerámica de John F. Kennedy, Jr., saludando

Pantalla completa

Volver

Estatuilla de cerámica de John F. Kennedy, Jr., saludando

Estatuilla de cerámica que representa a John F. Kennedy, Jr., en el famoso momento en que saludó al féretro de su padre en el funeral del presidente Kennedy el lunes 25 de noviembre de 1963, que era también el tercer cumpleaños de John Jr. La estatuilla lleva la etiqueta "John-John" y muestra al pequeño con un abrigo corto de color granate. El día del funeral, el abrigo de John Jr. era azul claro. En la parte inferior de la figurita hay una pegatina dorada de "Inarco Japan". En la parte inferior también figura la siguiente información:"(c) InarcoCleveland, OhioE-1844"

Detalles del objeto
Título del objeto:

Estatuilla de cerámica de John F. Kennedy, Jr., saludando

Date:

hacia 1964

Medio:

Cerámica

Dimensiones:

13,5 × 6 × 5,7 cm (5 5/16 × 2 3/8 × 2 1/4 pulg.)

Línea de crédito:

Colección del Museo de la Sexta Planta en Dealey Plaza

Número de objeto:

2012.049.0003

Nota curatorial:

Incluido en la exposición temporal del Museo, "Luto por un presidente", sobre los ritos funerarios y de duelo por el presidente John F. Kennedy, este objeto estará expuesto en la séptima planta del Museo del 17 de noviembre de 2017 al 19 de febrero de 2018. -- Lindsey Richardson, conservadora de colecciones

El saludo de tres años de John F. Kennedy, Jr. al féretro de su padre, captado por varios fotógrafos de imágenes fijas y en movimiento ese lunes 25 de noviembre, fue posiblemente la imagen singular que afectó a la nación y al mundo más profundamente que ninguna otra en un fin de semana lleno de imágenes vívidas y poderosas. Los que presenciaron ese momento en directo empezaron a "derrumbarse como golpeados", como describe William Manchester en "La muerte de un Preisdente". El Cardenal Cushing, hablando ocho meses después del funeral de Kennedy, recordó viendo el saludo del joven: "Oh Dios, casi me muero". Fue un momento que inspiró a poetas, artistas, músicos y escultores, y sigue siendo una de las imágenes más reconocidas de la época. En "La muerte de un Presidente", Manchester escribe sobre este momento: "De algún modo, el estado de ánimo y el significado del día habían llegado al hijo del Presidente. Su codo estaba doblado en el ángulo exacto, su mano tocaba el mechón de pelo, su brazo izquierdo estaba rígido a su lado, sus hombros estaban rectos y su barbilla hacia dentro. Su porte era militante, y verlo en un niño de tres años, con las piernas desnudas rígidas bajo el abrigo corto, las rodillas con hoyuelos y los zapatos rojos romos uno al lado del otro, oír el lento oleaje de la música y recordar cómo el Presidente lo había idolatrado, era casi insoportable". -- Stephen Fagin, Conservador

Estatuilla de cerámica de John F. Kennedy, Jr., saludando

Estatuilla de cerámica que representa a John F. Kennedy, Jr., en el famoso momento en que saludó al féretro de su padre en el funeral del presidente Kennedy el lunes 25 de noviembre de 1963, que era también el tercer cumpleaños de John Jr. La estatuilla lleva la etiqueta "John-John" y muestra al pequeño con un abrigo corto de color granate. El día del funeral, el abrigo de John Jr. era azul claro. En la parte inferior de la figurita hay una pegatina dorada de "Inarco Japan". En la parte inferior también figura la siguiente información:"(c) InarcoCleveland, OhioE-1844"

Detalles del objeto
Título del objeto:

Estatuilla de cerámica de John F. Kennedy, Jr., saludando

Date:

hacia 1964

Condiciones:

Coleccionables

Cultura pop

Luto

Funeraria

Dolientes

Kennedy, John F., Jr.

Inarco

Cleveland

Japón

Medio:

Cerámica

Dimensiones:

13,5 × 6 × 5,7 cm (5 5/16 × 2 3/8 × 2 1/4 pulg.)

Línea de crédito:

Colección del Museo de la Sexta Planta en Dealey Plaza

Número de objeto:

2012.049.0003

Nota curatorial:

Incluido en la exposición temporal del Museo, "Luto por un presidente", sobre los ritos funerarios y de duelo por el presidente John F. Kennedy, este objeto estará expuesto en la séptima planta del Museo del 17 de noviembre de 2017 al 19 de febrero de 2018. -- Lindsey Richardson, conservadora de colecciones

El saludo de tres años de John F. Kennedy, Jr. al féretro de su padre, captado por varios fotógrafos de imágenes fijas y en movimiento ese lunes 25 de noviembre, fue posiblemente la imagen singular que afectó a la nación y al mundo más profundamente que ninguna otra en un fin de semana lleno de imágenes vívidas y poderosas. Los que presenciaron ese momento en directo empezaron a "derrumbarse como golpeados", como describe William Manchester en "La muerte de un Preisdente". El Cardenal Cushing, hablando ocho meses después del funeral de Kennedy, recordó viendo el saludo del joven: "Oh Dios, casi me muero". Fue un momento que inspiró a poetas, artistas, músicos y escultores, y sigue siendo una de las imágenes más reconocidas de la época. En "La muerte de un Presidente", Manchester escribe sobre este momento: "De algún modo, el estado de ánimo y el significado del día habían llegado al hijo del Presidente. Su codo estaba doblado en el ángulo exacto, su mano tocaba el mechón de pelo, su brazo izquierdo estaba rígido a su lado, sus hombros estaban rectos y su barbilla hacia dentro. Su porte era militante, y verlo en un niño de tres años, con las piernas desnudas rígidas bajo el abrigo corto, las rodillas con hoyuelos y los zapatos rojos romos uno al lado del otro, oír el lento oleaje de la música y recordar cómo el Presidente lo había idolatrado, era casi insoportable". -- Stephen Fagin, Conservador